Venezuela: Frente a las sanciones, elecciones

Las recientes sanciones de la Unión Europea (UE) contra Venezuela, juegan al compás de las que Estados Unidos (EEUU) comenzó a aplicar desde la gestión del ex presidente Barack Obama y que el actual mandatario estadounidense, el magnate Donald Trump, ha profundizado con la inclusión de bloqueos financieros.

Vea también > EEUU-Europa

Apenas pasaron 24 horas de esta noticia, el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés), Mike Pompeo, en conferencia en el centro de estudios American Enterprise Institute, dijo que “la segunda o tercera batería de sanciones (de Trump) obedecía a nuestras recomendaciones”.

La CIA en el golpe contra Salvador Allende

Las sospechas de que la CIA está involucrada en la injerencia contra el gobierno venezolano ha dejado de ser sospechas, pues han sido develadas por el propio director de esa agencia con la recomendación de bloqueos financieros. Ahora resulta que no sólo recomienda a su presidente, sino también a la Unión Europea, indirectamente, al calcar esta las medidas imperiales.

Lea tambiénLa CIA en el golpe contra Salvador Allende

Una de las personas sancionadas por la UE fue el diputado constituyente Diosdado Cabello –aún excluido de las listas de EEUU–. Se le acusa de estar “involucrado en socavar la democracia y el estado de derecho en Venezuela, incluso mediante el uso de los medios de comunicación para atacar públicamente y amenazar a la oposición política, otros medios y la sociedad civil”.

En pocas palabras, es acusado por hacer uso de su derecho a la libertad de expresión en un país democrático. Y con ese mismo derecho solicitó ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que se realicen las elecciones presidenciales antes de que culmine el primer cuatrimestre de 2018.

Si el mundo quiere aplicar sanciones, nosotros aplicaremos elecciones”, dijo Cabello, porque el pueblo venezolano “tiene el derecho de decidir su destino y exigimos respeto a todas nuestras decisiones”.

La ANC aprobó por unanimidad la propuesta. El Presidente Nicolás Maduro respaldó la decisión tomada por los constituyentes y llamó a realizar un congreso el 4 de febrero para decidir el Plan de la Patria 2019-2025 y elegir al candidato socialista a medirse en el próximo comicio electoral.

En el acto de conmemoración de los 60 años de la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez pidió “todo el apoyo para repudiar el intervencionismo colonialista de Europa” por las sanciones que consideró como ilegítimas y violatorias del derecho internacional.

Afirmó que “al pueblo de Venezuela nadie lo sanciona” y que estas “vinieron como una imposición del gobierno decadente de Donald Trump”.

El gobierno estadounidense en su constante accionar contra Venezuela rechazó las elecciones convocadas por la ANC. La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo que apoyaba “un sistema de elecciones real, completo y justo y no a la ilegítima Asamblea Constituyente que fue confeccionada por Maduro”.

Hizo mención a unas supuestas “elecciones ilegítimas”, en donde “presionaron a la gente a votar por ciertos candidatos”, desconociendo que el sistema electoral venezolano ha sido reconocido favorablemente por el Centro Carter y el Consejo de Expertos Electorales en Latinoamérica (CEELA).

Inmediatamente después que EEUU tomó posición contra los comicios electorales antes del 30 de abril de 2018, el Grupo de Lima –desde Santiago de Chile– también rechazó el adelanto de elecciones presidenciales y formuló unas exigencias: “que las elecciones presidenciales sean convocadas con una adecuada anticipación, con la participación de todos los actores políticos venezolanos y con todas las garantías que corresponda”.

De no cumplir estas exigencias, la elección carecerá de “legitimidad y credibilidad”, concluye la declaración firmada por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guayana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía. La declaración resultó previsible, pues el Grupo de los 12 ha mostrado su sumisión a las políticas y decisiones de Washington.

Dentro de las discusiones de la mesa de diálogo entre el Gobierno Nacional y la oposición política nacional estaba por fijarse el acuerdo de adelanto de la elección presidencial. La última reunión en República Dominicana, la oposición venezolana no asistió. Por tanto, es débil el argumento de una “adecuada anticipación”, además de que las elecciones presidenciales estaban planteadas para este año de acuerdo a las leyes venezolanas.

Lea tambiénBalance de Venezuela en la mira

Tanto EEUU como sus aliados de la derecha internacional están en contra de las resoluciones de la ANC, instancia que ha derrotado la injerencia y el intervencionismo al desactivar la violencia de las guarimbas dirigidas por la ultraderecha nacional al convocar, con gran participación a elecciones de Gobernadores y Gobernadoras y, posteriormente, las Municipales en donde el chavismo obtuvo una amplia mayoría.

Venezuela y el Gobierno bolivariano liderado por Nicolás Maduro muestran una vez más su talante democrático al convocar a elecciones. Mientras, la oposición deshoja la margarita de participar en esta elección presidencial, en espera de las orientaciones que vendrán para ellos desde Washington.

Lea también: