Balance de Venezuela en la mira

Venezuela no va a dejar de estar en la mira de los intereses estratégicos de los capitales trasnacionales, liderado por el gobierno estadounidense que se autoerige como gendarme imperial mundial. Las sanciones económicas y financieras impuestas por el presidente Donald Trump contra el pueblo venezolano son una muestra de su incapacidad política para lograr por vías pacíficas y políticas un cambio de gobierno.

Los primeros meses de este año estuvieron marcados por una intensa injerencia internacional contra Venezuela. Desde los gobiernos de países de Mercosur y bajo la constante insistencia del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de aplicar la Carta Democrática, se concertaron con la oposición nacional para que ésta se desbocara en una espiral de violencia.

El intento fallido por derrocar al presidente Nicolás Maduro dejó un saldo de 127 muertos –entre ellos personas que fueron quemadas al suponer que si eran negros eran chavistas– y más de 3.000 heridos.

La oposición llama a un plebiscito –figura no contemplada en la Constitución de la República– para desconocer al Gobierno, luego de que el Presidente convocó a una elección de diputados mediante voto universal, directo y secreto en un ámbito territorial y sectorial para constituir la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

La elección de la ANC se llevó a cabo el 30 de julio bajo la coordinación del Consejo Nacional Electoral y el acompañamiento internacional. Participaron 8.089.320 venezolanos, algunos haciendo esfuerzos extraordinarios, ya que sus centros de votación habían sido tomados por grupos violentos y debieron desplazarse a otras zonas para ejercer el voto, como fue el caso del poblado Palo Gordo, Táchira.

Se logró la estabilidad política, pero sobre todo la paz, con la elección de la Asamblea Nacional Constituyente. La oposición, que jugó posición adelantada al tratar de defenestrar al presidente constitucional Nicolás Maduro, actualmente se encuentra desarticulada y sin el apoyo incondicional de sus adherentes.

La acción política más importante del año fue la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente y esta trajo otras de similar importancia, como fueron la designación de Fiscal General de la República y la convocatoria a las elecciones de Gobernadores y, luego, a las Alcaldías Municipales, en donde el chavismo logró triunfar en 19 gobernaciones (de 23) y 308 alcaldías (de 333) y su consolidación política.

El nuevo Fiscal General de la República, Tareck Williams Saab, ha destapado una olla de corrupción en la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que llevó a la destitución de toda la directiva de la empresa. En una decisión sin precedentes en la historia de Venezuela, se adelantan investigaciones para hallar a los culpables de desvíos de fondos y negocios ilícitos en los cuales se comprometió el patrimonio de la nación, como fue el caso de Citgo, y de la red de extorsión, en donde está involucrado el esposo de la ex Fiscal General Luisa Ortega Díaz. Los montos resultan faraónicos para cualquier ciudadano de a pie.

Lo inédito no es que exista corrupción en Venezuela, sino que se tomen acciones para castigarla.

• Lea también > Las doce victorias del Presidente Maduro en 2017

El gobierno de Nicolás Maduro ha intentado proteger los ingresos de los trabajadores y trabajadores mediante aumentos salariales, bonos especiales y distribución de alimentos a bajo costo con la organización popular de los CLAP. Sin embargo, esta mermó con la espiral inflacionaria que desataron los sectores económicos con la especulación desmedida, que forma parte de la estrategia imperial para derrocar la Revolución Bolivariana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *