Juchitán, corrieron a Televisa pero no espantaron al olvido

Juchitán es algo así como el corazón del Istmo de Tehuantepec, un trocito de México cerca de Guatemala, que de tanto olvido se enorgulleció de memoria. Tal vez por eso es la tierra de grandes poetas que reivindican la nobleza de su pueblo, lo indestructible de genio. Gabriel López Chiñas fue uno de sus mejores escritores y uno de sus versos condensa la mirada de los istmeños, de los juchitenses.

¡Ay!, zapoteco, zapoteco,
los que te dieron la espalda,
no saben cuanto
sus madres te amaron.

Es también uno de los primeros lugares del territorio mexicano donde se logró derrotar a la dictadura perfecta, la del PRI, tal vez la única donde el Partido Comunista Mexicano pudo labrar una victoria con las organizaciones sociales, por allá por la década de los 80, cuando nada indicaba que algo fuese a cambiar en Latinoamérica. La primera que recibió con honores oficiales al EZLN. Juchitán la heroica le dicen.

El 7 de septiembre se hizo fugaz noticia. Un desgraciado terremoto desapareció gran parte de su estructura histórica, de sus comunidades eternas. 8,2 grados de magnitud en la escala de ritcher hicieron que Juchitán se conociera de nuevo en el mundo.

Poco duró la atención, la tragedia de Juchitán fue respondida con el abandono por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto. Semanas después otro terremoto sepultó, esta vez de los medios, a la ciudad del Istmo. El sismo que sacudió con colaboración de la corrupción a la Ciudad de México y a varios estados de la nación aztecas. Mas muertos, mas destrucción, más olvido. La atención de las corporaciones mediáticas centro su foco en hacer de la tragedia su show en la capital. Juchitán pasó otra vez a ser olvido.

Dos meses después

1 de diciembre de 2017, dos meses han pasado desde el terremoto. Aún muchos no tienen techo donde cobijarse, diario Contramortaja relata: “Apenas comienza el proceso de reconstrucción en Juchitán, Oaxaca, y las casas nuevas ya están en riesgo. La autoridad federal permite a damnificados construir sobre los mismos cimientos de las viviendas colapsadas. Los afectados denuncian que las empresas encargadas de las demoliciones no levantan el piso anterior y a ellos no les alcanza para invertir en maquinaria”. Dos meses después aún se habla del inicio de la reconstrucción. ¿Qué ocurrió antes?, dos meses después los poderosos siembran para cosechar otra tragedia.

Recogen un testimonio, el de Lilia López Toledo, damnificada del sismo o del sistema: “Limpiaron poquito y me dijeron, ‘vienes para que yo te tome la foto’, para que sepan que tu terreno ya está limpio, ya está terminado”.

El llamado tenor zapoteco, Edilberto Regalado Ordóñez menciona por estas horas para El Despertar de Oaxaca: “¿Qué sigue después del temblor del 7 de septiembre?, seguimos en escombros, y lo peor es que los abuelos se están muriendo”.

Puentes destruídos, hospitales provisionales que se hacen permanentes, niños sin poder asistir a clases, comunidades bajo escombros, es el panorama que relatan los medios locales. Migración, éxodo, Juchitán se muda a la fuerza.

El pasado 29 de noviembre un ex-presidente municipal, Leopoldo de Gyves de la Cruz se declaró en huelga de hambre junto a un grupo de mujeres juchitenses, demandan un nuevo censo de viviendas dañadas, también apoyo a para las emprendedoras locales y la reclasificación de las llamadas “tarjetas”, una bonificación única con la que el gobierno de peña Nieto quiso sellar su olvido para con los pueblos del istmos. Se trata de un monto único que intenta “resolver” como cada quien pueda, el tema de la reconstrucción.

En la población aledaña de Unión Hidalgo el panorama va empeorando y a medida que se adentra el Istmo profundo, mas lejana la esperanza. Allí acusan al presidente municipal Wilson Sánchez de lucrarse con la tragedia, de ignorar a quienes no forman parte de su entorno.

Juchitán seguirá en la poesía. No será show porque hasta a Televisa la corrieron de allí cuando fueron a hacer rating con su tristeza. El Istmo verá como arregla sus cosas, en Los Pinos (la residencia presidencial) están muy ocupados en cualquier detalle que le agrade a Trump y evidentemente Trump no sabe ni siquiera que existe Juchitán.

Chevige González Marcó

Chevige González Marcó

Periodista y analista internacional. Trabajó en La Radio del Sur, Venezolana de Televisión, Radio Nacional de Venezuela y actualmente es parte del equipo editorial del Correo del Orinoco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *