La vacuna de la información

Antes de la pandemia, estábamos condenados a una enfermedad: estar informados. En pocos meses la humanidad por diferentes vías se ha enterado de cómo se pueden contagiar del Covid-19 y cuáles son las posibles consecuencias a la salud.

Durante la peste negra, en el Medioevo, se desconocía por qué moría la gente. Los habitantes de aquella época sólo atinaron a entender que se contagiaban por el aire, por tanto, empezaron a refugiarse en sus casas.

La cura sigue siendo el refugio, mantener cuarentena. Algo que a algunas personas les cuesta porque descree de la existencia del virus, no soportan el encierro o cumplen tareas intrínsecas a la seguridad y a las actividades básicas de salud, producción, distribución y comercialización de los productos básicos, entre otras.

Al declararse la pandemia, surgió la necesidad de conseguir la vacuna. Recientemente Rusia registró Spunik V. Luego la Universidad de Oxford junto con la farmacéutica AstraZeneca informaron que también lo habían conseguido.

Los rusos llegaron primero, pero los medios empezaron a desestimarla y silenciarla. Debido a que la información sobre Spunik V no circula como buena noticia, se han desatado por las redes sociales los memes a favor de la vacuna rusa.

La agencia Bloomberg estuvo detrás de la investigación que realizó Oxford. Recientemente anunciaron que para América Latina será producida en México y Argentina, liderado por el magnate Carlos Slim bajo una fundación con su apellido. La noticia se ha difundido sin ningún atisbo de suspicacia. En pocas palabras, el salvador es Slim.

Mientras esto sucedía, la hija de Michelle Bachelet era detenida por manifestar públicamente a favor de los mapuches detenidos que están en huelga de hambre. Se desconoce si la ex presidenta chilena ha realizado algún informe sobre las violaciones de los derechos humanos que ha ejercido el Estado chileno contra el pueblo mapuche. Al día siguiente que su hija era detenida, se reunió con el Papa Francisco. El titular de los medios fue: “Hablaron de la situación de Venezuela”.

Nada ha cambiado con la información en manos de las empresas de la comunicación. Siguen vacunando con estrategias de generar matrices de opinión que favorecen sus intereses y, que de acuerdo con El imperio de la vigilancia, de Ignacio Ramonet, nos toca vacunar informándonos de quiénes nos informan.

Raúl Cazal

Raúl Cazal

Escritor y periodista. Autor de los libros de cuentos El bolero se baila pegadito (1988), Todo tiene su final (1992) y de poesía Algunas cuestiones sin importancia (1994). Es coautor con Freddy Fernández del ensayo A quién le importa la opinión de un ciego (2006). Gracias, medios de comunicación (2018) fue merecedor del Premio Nacional de Periodismo en 2019.

2 thoughts on “La vacuna de la información

  • Avatar
    15 agosto, 2020 at 11:53 am
    Permalink

    Entendido y preciso.Sólo deseo acotar una Máxima de Edward Deming; reconocido Estadístico que creó el concepto de Calidad Total y Desperdicio «0 en Japón.Resumo con ánimos constructivos:»Sin datos, son simples opiniones»(sic)

    Reply
  • Pingback: The Information Vaccine | Resumen LatinoAmericano English

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *