Elecciones en Venezuela

Los venezolanos tienen, nuevamente, la posibilidad de decidir, en este caso, quiénes serán sus gobernadores. Como en todo proceso de este tipo, las encuestadoras avanzan vaticinios y tendencias, pero lo más claro de todo es que la debacle del chavismo, que tanto y tan reiteradamente se anuncia, está lejos de suceder.

 

Este domingo 15 de octubre los venezolanos han sido convocados a una nueva ronda electoral. Se efectuarán tras un período de aguda exacerbación de la violenta estrategia golpista de la oposición que, tras anunciar la inminente caída del presidente Nicolás Maduro, se retiro a sus cuarteles de invierno y anunció, sin el más mínimo rubor, que participaría en las elecciones.

Como por arte de magia desparecieron las “guarimbas”, los encapuchados, los disfrazados con máscaras antigases, los cierres de calle y toda la parafernalia de la “sublevación popular” de –Víctor Jara dixit– las casitas del barrio alto. El Consejo Nacional Electoral venezolano, impecable como siempre, puso en marcha un cronograma que ha venido cumpliendo cabalmente, incluso anticipándose en el alcance de sus objetivos, y todo se encuentra preparado para el día de la votación el domingo 15 de octubre.

Los venezolanos tienen, nuevamente, la posibilidad de decidir, en este caso, quiénes serán sus gobernadores. Como en todo proceso de este tipo, las encuestadoras avanzan vaticinios y tendencias, pero lo más claro de todo es que la debacle del chavismo, que tanto y tan reiteradamente se anuncia, está lejos de suceder. Es posible que tenga retrocesos, que ceda espacios, pues la situación apremiante en la que se encuentra sumido el país no es de poca monta, pero no se tratará nunca de los resultados apocalípticos que quisiera la oposición venezolana, los Estados Unidos, la OEA con Almagro a la cabeza, la trilogía de presidentes “democráticos” de México, Colombia y Perú, y los ridículos expresidentes latinoamericanos que fueron a tomarse fotos con los guarimberos hace poco.

Estas elecciones venezolanas no hacen más que reiterar una de las características sobresalientes del proceso que se impulsa en ese país desde hace más de una década: su vocación democrática; que, por demás, no se circunscribe solamente a las elecciones de este tipo, sino que abarca un creciente protagonismo popular en la toma de decisiones que incumben a la población en sus distintas expresiones, comunal, municipal, campesino, obrero o barrial.

Se trata de la construcción de lo que ellos han dado en llamar una democracia participativa y protagónica, que va más allá de las elecciones del tipo que ahora comentamos, aunque las incluyen.

Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral dio los números recientemente de la cantidad de ciudadanos incorporados al proceso en calidad de apoyo como fiscales, técnicos, apoyo logístico, etc., lo que pone en evidencia la seriedad con la que asume su responsabilidad.

La oposición, mientras tanto y para variar, se presenta dividida, no solo entre los que siguen apostando por la vía del boicot y la violencia y los que apuestan por ir a elecciones, sino por intereses personalistas. Se cortan la cabeza entre ellos y enfrentan la apatía de sus seguidores, cansados de tanto cambio de táctica y estrategia, de tantos ires y venires y de tanta manipulación.

Habría que preguntar cuánta gente fuera de Venezuela sabe sobre estas elecciones. Así como durante los meses en los que las guarimbas asolaron el Este de Caracas parecía que todo lo que sucedía en América Latina se concentraba en los alrededores de la Plaza Altamira, ahora no dicen ni pío. Cosas veredes, Sancho amigo, vericuetos de la “prensa democrática”.

Rafael Cuevas Molina

Rafael Cuevas Molina

Escritor, pintor, investigador y profesor universitario de origen guatelmateco con residencia en Costa Rica. Participó en el consejo de redacción de la revista de análisis político cultural Ko’eyú Latinoamericano. Actualmente es presidente de la Asociación por la Unidad de Nuestra América (AUNA-Costa Rica) y dirige la revista Con Nuestra América.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *